Blogia
Biblioteca y Aula

Estampillas de Bibliotecas del Correo Argentina

Estampillas de Bibliotecas del Correo Argentina Valores: $0,25-$0,50-$0,75-$1
Viñetas: Bibliotecas Populares (CONABIP)- Biblioteca Popular de Jujuy - Biblioteca Argentina para Ciegos - Biblioteca Nacional Argentina
Tirada: 124.000 minipliegos x 4 sellos
Diseño: Ariel Mendez, para el Dpto. de Comunicación Visual
Formato del sello: 48 x 34 mm
Formato del minipliego: 120 x 100 mm
Color: cuatro colores
Procedimiento: Offset
Papel: sin fosforescencia, sin filigrana
Perforado: 14
Impresión: Joh Enschede (Holanda)
Sobres Día de Emisión: 5000 ejemplares

Día de Emisión: 29 de abril de 2000

Los productos filatélicos pueden adquirirse:

  • Oficinas Filatélicas de todo el país
  • Internet: www.correoargentino.com.ar
  • E-Mail: filatelia_casa_central@correoargentino.com.ar
  • Venta filatélica apartado respuestas postales pagadas N° 286 Correo Central C1000ZAA Capital Federal
  • Tel/fax: 54 11 4316-3389 (8:00 a 17:00 hs)

    Formas de pago:

  • Giro postal a la orden de Correo Argentino
  • Tarjetas de crédito Visa/American/Mastercard
  • Cheque a la orden de Correo Argentino

    Consultas:
  • Gerencia de Filatelia
    C.C. 4224 Correo Central
    C1000WBQ Capital Federal
  • Tel/fax: 54 11 4316-3038 / 3338
  • E-mail:filatelia@correoargentino.com.ar




    Bibliotecas

    Desde su mismo origen, las bibliotecas han transitado las difusas fronteras entre la historia y la leyenda, entre el amor al conocimiento y su destrucción por la ignorancia. Uno de sus ejemplos más antiguos, la Biblioteca de Asurbanipal, llamada así en honor al soberano asirio que la creara en la ciudad de Nínive en el siglo VIII A.C., reunía los testimonios de las hazañas guerreras, las cuentas del imperio, el relato de la creación del mundo y la epopeya de Gilgamesh, además de todos los textos escritos recogidos dentro y fuera del reino. Fue destruida por los medos y los babilonios en el año 612 A. C. La Biblioteca de Alejandría, símbolo y cumbre del conocimiento humano, fue creada en el siglo IV A. C. por el rey Ptolomeo II y contaba con el tesoro bibliográfico más inmenso de la historia: casi 700.000 papiros y una cantidad semejante de tablillas de barro cocido, la biblioteca completa de Aristóteles y manuscritos originales de los trágicos griegos. Entre sus bibliotecarios y asesores figuraban sabios de la talla de Arquímedes, Galeno e Hiparco, además de los setenta eruditos que tradujeron la Biblia del hebreo al griego en la versión que es conocida hasta nuestros días como la Vulgata. Fue incendiada parcialmente por las tropas del romano Julio César en el año 47 A.C. y totalmente destruida bajo las posteriores dominaciones árabe y turca.

    Biblioteca Nacional Argentina

    La Biblioteca Pública (actual Biblioteca Nacional Argentina) fue fundada en la ciudad de Buenos Aires en el año 1810 a instancias de Mariano Moreno -quien fuera su primer director-, por la Primera Junta de Gobierno.- A lo largo de su historia ocupó tres edificios: desde septiembre de 1810 hasta 1901, una casona del siglo XVII ubicada en la esquina de las actuales calles Perú y Moreno; desde el 27 de diciembre de 1901 hasta 1992, la propiedad sita en la calle México 564, donde fueran sus directores Paul Groussac y Jorge Luis Borges, entre otros; y desde 1992 hasta hoy, un solar de tres hectáreas comprendido entre las avenidas del Libertador y Las Heras y las calles Agüero y Austria. Su fondo bibliográfico se formó gracias a importantes donaciones, como las de la biblioteca completa del Colegio San Carlos, la del padre Luis Chorroarín y la de Manuel Belgrano. Actualmente cuenta con una Escuela Nacional de Bibliotecarios, una Hemeroteca -donde pueden hallarse desde los periódicos de mayor circulación hasta publicaciones que sólo vieron salir a la luz su primer ejemplar-, una Sala de Publicaciones Antiguas y una Sala del Tesoro -que alberga numerosos incunables, libros de los siglos XVI, XVII y XVIII y diversas publicaciones periódicas que se remontan a la época del Virreinato del Río de la Plata-, además de varias salas de exposiciones y de lectura y otras destinadas a la prestación de servicios de internet y correo electrónico. La Biblioteca Nacional, más allá de poseer la mayor colección de libros antiguos y modernos de nuestro país, se ofrece como centro de reunión de intelectuales y estudiantes argentinos y extranjeros, foro de discusión científica, espacio de investigaciones académicas y sede de actos culturales.

    Bibliotecas populares (CONABIP)

    La biblioteca popular es una institución educativo-cultural comunitaria y básica, diseminada a lo largo y a lo ancho de nuestro país, que brinda a su público posibilidades de aprendizaje y de encuentro con materiales impresos y no impresos y actividades culturales diversas. Estos organismos no surgen jamás de la iniciativa oficial sino que son creados por un núcleo de pobladores de la localidad donde se asientan, motivo por el que se relacionan con la idiosincrasia de la comunidad y pueden satisfacer sus necesidades concretas. En lo jurídico y financiero son asociaciones civiles y autónomas dirigidas y financiadas por sus socios, si bien cuentan con la ayuda del estado nacional, representado por la CONABIP (Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares), o de otros organismos oficiales y privados. El origen de estas instituciones se remonta a la Ley 419, del 23 de septiembre de 1870, cuyo promotor fuera el entonces presidente Domingo F. Sarmiento. Al presentar el proyecto de ley al Congreso de la Nación, el educador afirmó que "el medio más poderoso para levantar el nivel intelectual de una nación, diseminando la ilustración en todas las clases sociales, es fomentar el hábito de la lectura hasta convertirlo en un rasgo distintivo del carácter o de las costumbres nacionales.

    Biblioteca Popular de Jujuy

    El 22 de agosto de 1872, respondiendo a la iniciativa de promoción de la cultura del presidente Sarmiento, el diario "El Orden" convocó a los vecinos de San Salvador de Jujuy a concurrir al Colegio Nacional para organizar la primera biblioteca popular local. Luego de varios contratiempos el 27 de octubre de 1899 se fundó en forma definitiva la Biblioteca Popular de Jujuy, cuya sede se encuentra en la calle Belgrano 646 de la capital provincial. Sus instalaciones cuentan con el antiguo Salón Principal, una Sala de Arte dedicada a exposiciones, una Sala de Lectura Infantil, una Galería de Libros, una Sala de Novelas, una Hemeroteca, una Videoteca y una Sala de Lectura de Autores Jujeños donde se guardan no sólo obras de escritores autóctonos sino todos los volúmenes que tratan temas relacionados con la provincia. Su tesoro está compuesto por 48.327 libros, 669 revistas, 599 volúmenes con 35.940 diarios encuadernados bimestralmente y 490 folletos y carpetas de recortes sobre temas específicos. En el año 1998 incorporó servicios de internet y correo electrónico abiertos a la comunidad

    Biblioteca Argentina para Ciegos

    La Biblioteca Argentina para Ciegos -organización no gubernamental de bien público sin fines de lucro- fue fundada en la ciudad de Buenos Aires el 18 de septiembre de 1924 con el objetivo de mejorar la formación sociocultural de los discapacitados visuales y favorecer su plena integración a la comunidad.
    Esta institución, la primera dedicada a estos fines en América Latina, ofrece diversos servicios en forma gratuita: una biblioteca Braille circulante integrada por 3.250 libros que son distribuidos en todo el territorio nacional y países limítrofes en calidad de préstamo; el Libro Parlante, con 750 títulos grabados en más de 5.000 casettes, una imprenta Braille informatizada que permite la producción a gran escala de libros y revistas, entre ellas "Hacia la luz" (primera revista Braille de Iberoamérica), "Burbujas" (para niños) y "La rosa blanca" (oral); apoyo educativo; y cursos y talleres de audioperceptiva, teatro, informática, radiocomunicaciones y yoga. Además, cuenta con un elenco de teatro leído, una banda de jazz y el estudio de grabación "Joaquín Rodrigo", donde se realizan comerciales de nivel profesional cuyas ganancias permiten a la B.A.C. financiar otros proyectos y emplear a los discapacitados visuales en las tareas de digitalización, mezcla y masterización.

    Bibliografía consultada:
    AA.VV.: Bibliotecas Populares Argentinas. Buenos Aires, Manrique Zago, 1995.
    --------: "Breve historia de la Biblioteca Popular de Jujuy". San Salvador de Jujuy, Dirección de la Biblioteca, 1998.
    --------: "Reseña sobre la Editora Nacional Braille y Libro Parlante". Buenos Aires, Dirección del citado organismo, 1999.
    Salas, Horacio: Biblioteca Nacional Argentina. Buenos Aires, Manrique Zago, 1997.
    Folletos Informativos: Biblioteca Argentina para Ciegos
    http://www.correoargentino.com.ar/filatelia/2000/5.php

  • ¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
    ¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

    0 comentarios

    ¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres